Una web para profesionales no es solo una web. Es tu centro de atención al cliente.

 

Cierra los ojos y piensa … tiene las oportunidad de abrir tu centro de atención propio …

Estoy segura de que elegirías una buena ubicación, sería un lugar agradable donde tus clientes serían bien recibidos y se sentirían cómodos, y que crearías un ambiente que trasmita confianza, personalidad y profesionalidad, ¿no?.

 

Con tu página web pasa exactamente los mismo.

 

Solo que 6 segundos es el tiempo que tienes para que tu próximo cliente decida si le interesas y se acerca a tu propuesta o si sigue de largo como si no existieras.

Tu web no es solo una web, es el primer contacto que tienes con tus clientes, porque es el lugar por el que pasan a informarse. 

 

¿Cómo debe ser una web para profesionales?  

Quizás estás decidido a empezar a hacerte visible en el mundo online y quieres tener una web que te ayude a hacer crecer tu cartera de clientes. 

O puede que ya tengas una, o también que tengas una web que solo un adorno en la firma de tu email y estás planteándote cerrarla porque prácticamente no tiene visitas y apenas te llegan contactos a través de ella.  

Sea cual sea tu caso, hay 5 diferencias básicas fundamentales entre una web que funciona de otra que no. 

Te lo cuento

1 – La estructura

Si bien tu web debe ser tu reflejo, y por lo tanto, debe ser lo más auténtica y original posible en cuanto a diseño, fotos y textos, la estructura debe ser sencilla: Inicio, acerca de, servicios, blog, contacto. Puede que en tu caso necesites algo más, pero no mucho.

Cada página deben ser minimalista y concisa, sin parrafadas ni animaciones, y debe llevar una llamada a la acción bien explicada.

 

2 – La estrategia

Tener una web perfecta no sirve si nadie la ve, o si nadie de quienes la ven da el paso de contactar.
Tu web debe ser el centro de toda tu estrategia digital, y por eso tienes que definir acciones para que tu cliente llegue a ella.

Campañas de publicidad, posicionamiento SEO, marketing de contenidos, redes sociales … cualquier acción que hagas debes hacerla siempre con un plan, hacer por hacer no es buena idea.

 

3 – Los textos

Son la primera conversación con tus clientes.

Si tuvieras que contratar a un recepcionista para que reciba a tus clientes, elegirías a una persona profesional y amable, que conozca el tipo de soluciones que busca tu cliente y le explique de una manera clara cómo vas a ayudarlo, para que sepan que pedir una primera entrevista es algo con lo que no van a perder nada.

Se llama copywriting y consiste en usar las palabras adecuadas para conectar con tus clientes, es decir, textos para vender, aunque en el caso de los profesionales, el objetivo no es vender, sino conseguir un primer contacto.

Si hasta ahora pensabas que los textos de tu web no son importantes, en realidad lo son, son el recepcionista, y lo sabemos, los hay sin ganas de trabajar y también lo que tienen una auténtica vocación de servicio.

 

4 – Las fotos

En una web, lo primero que la gente ve son las fotos y los titulares, y si no son atractivos, causa rechazo, por muy creativo que sea el diseñador.

La espontaneidad está bien, pero una web que tenga selfies de mala calidad no transmite profesionalidad.

Ese tipo de fotos pueden estar muy bien para tus redes sociales, pero no son las adecuadas para tu web.

Y no se trata de que seas “guapa» o “fea», “viejo» o “joven”, las personas «más o menos normales» no usamos esos parámetros para elegir servicios profesionales.

Tampoco es necesario que salgas de traje si ese no es tu estilo, o serio, o riéndote … pero sí con una imagen cuidada y mostrando un lenguaje corporal adecuado.

 

5 – La elección de la plataforma

Muchos profesionales empiezan con webs tipo Wix para probar «a ver qué pasa». ¿Y sabes qué pasa? NADA.  Este tipo de plataformas enganchan por lo de gratuito, pero son muy básicas y lo que más te ofrecen son limitaciones, y para cualquier opción extra tienes que pagar bastante.

La mayoría de mis clientes, antes de contratarme tenían éste tipo de webs y llegaron a mí desanimados.

Pasarte al otro extremo «porque yo quiero algo exclusivo y puedo pagarlo» tampoco es la solución.

Por eso, contratar a un programador para que te haga una web con un código propio que sólo él sabe leer, en tu caso, tampoco es la mejor idea, porque además de ser caro también te ata.

La opción ideal es una web de wordpress.org (ojo, lee bien, .org), realizada por un profesional con experiencia, (porque si somos sinceros, tú no lo vas a hacer tan bien, y además, aprender te va a llevar muchas, muchísimas horas, y muchos disgustos cuando te surjan problemas técnicos que no sepas resolver).

 

 

Estos son solo los aspectos básicos a trabajar en una web, créeme, hice muchas y también apagué muchos fuegos, por esos insisto tanto en la importancia de que esté bien hecha, solo por ahorrar un dinero que podrás amortizar en muy poco tiempo y puedes tenerla en funcionamiento y creciendo durante años.

Las redes sociales son muy útiles, pero no son un recurso propio, pueden cambiar las reglas del juego cuando quieran y dejarte afuera.

Si estás pensando en comenzar una estrategia online, tu web es el centro.  Recuerda que puedo ayudarte.

Rellena el cuestionario para que pueda estudiar tu situación y ver cómo puedo ayudarte

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies